Uber ha transformado el concepto de la movilidad urbana en las principales capitales europeas como Londres, Paris o Madrid. Otros conceptos como BlaBlaCar han hecho lo propio con viajes de media y larga distancia. Ahora bien, ¿Qué soluciones urbanas tenemos para los viajes de corta distancia (el famoso last mile)? En ciudades como Madrid el concepto de las scooters eléctricas está pegando fuerte. Hasta 4 competidores han surgido en la capital: Muving, COUP, MOVO, eCooltra. Sin duda, el motosharing está pegando fuerte.

Imagen de sharing de patinetes eléctricos

¿Y qué hay de las distancias que son todavía más cortas? Las bicicletas eléctricas son muy voluminosas y poco ágiles. Es por ello que ha surgido un nuevo concepto, el sharing de patinetes eléctricos. Una de las primeras empresas que empezó con este tipo de modelo es la norteamericana BIRD. Lanzaron un servicio con el que los usuarios podían hacer uso de sus patinetes eléctricos. Un usuario lo desbloquea en el punto A con una app, va hasta su destino, punto B, y lo deja ahí mismo.

Segunda imagen de sharing de patinetes

El modelo parece perfecto. Existen dos retos que la Californiana BIRD tuvo que superar: 1) Las regulaciones y que los patinetes eléctricos podrían estorbar en las ciudades 2) Habría que contratar gente para cargar estos patinetes eléctricos. Para esta última problemática la empresa sacó una oferta de trabajo en las principales redes sociales de profesionales. En cuanto al primer reto, en Santa Mónica, por temas legales, la empresa tuvo que acabar pagando una multa de 300K dólares. Pese a estos retos, la empresa sigue creciendo en EEUU. De hecho, en ese mercado ya han aparecido otros players con el mismo modelo de negocio como Spin y Limebike. Esta última también ha entrado en mercados europeos como París.

Por su parte, en España tenemos una startup de Valencia con este mismo modelo de negocio: Bbuho. Pese a no tener mucha visibilidad, estamos seguros que conseguirá tracción y hacerse notar. En general vemos como este tipo de servicios van a más y el mundillo de los patinetes eléctricos no será la excepción. Moverse de manera ágil por la ciudad, pagando sólo por el uso del patinete eléctrico será lo más común en el futuro que viene.